Wednesday, April 8, 2009

La familia (y tres más)

Una imagen promocional de la serie United States of Tara, que ahora se emite en Paramount Comedy.

Toni Colette encarna a Tara, una madre sureña con trastorno de personalidad múltiple que da título a “United States of Tara”. La serie, que narra la complicada vida familiar de la protagonista, es la producción más reciente de la revelación indie del pasado año, Diablo Cody.

La familia, esa fuente inagotable de amor, apoyo, conflictos y problemas emocionales, ha sido uno de los grandes temas de las series de televisión. Comprender los entresijos y tensiones que laten bajo esa institución o mostrarla como estructura perfecta base de la sociedad son acercamientos que hemos visto a lo largo de décadas en el medio. Eso sí, la familia ya no es lo que era y (afortunadamente la tele tampoco) desde hace unos años hemos visto como las series introducían variables sorprendentes para hablar de un tema universal. Familias mafiosas de ambigua moral, familias extensas fruto de la poligamía y el furor religioso, familias de funerarios con desmedida afición por el conflicto existencial… Los parámetros han cambiado tanto como la sociedad pero todas las producciones vienen a sugerir lo mismo: la época de Bill Cosby ha quedado atrás. La foto de papá, mamá y repeinados niños sonrientes ha dejado paso a un retrato que, tan poco realista como el anterior, abre la puerta a tensiones, miedos y confllictos. (más…)

escrito por Cristina Díaz a las 10:49 am  

Saturday, March 21, 2009

¿Crisis creativa?

Un fotograma de un spot reciente para el Seat Ibiza, titulado acertadamente “Forever Young”, mantra, virtud y castigo del sector publicitario.

Todos los sectores parecen resentirse con la galopante recesión que vivimos en estos días. La publicidad tampoco se escapa de los recortes. Presupuestos que caen y argumentos menos sofisticados parecen asomarse en nuestras pantallas durante las pausas publicitarias en estos tiempos de recesión. Afortunadamente, hay excepciones.

Circula un chiste entre los creativos que afirma que cuando uno empieza a no entender los anuncios, es un síntoma inequívoco de que se ha hecho mayor. En los últimos años, muchos nos hemos sentido auténticos carcamales ante las muestras de humor surrealista o a mensajes que apelaban a la libertad del individuo o enarbolaban oscuras citas literarias de autores muertos para vender productos de lo más mundano. Sin embargo, parece que la crisis está sirviendo como elixir de eterna juventud, ya que últimamente hasta un niño de 4 años parece entender la mayoría de los anuncios. ¿3×2? ¿30% de descuento? ¿”Cómpralo, te hará feliz”? Vale. Entendido. ¿Dónde está el mando? (más…)

escrito por Cristina Díaz a las 9:35 am  

Saturday, November 29, 2008

¡Marchando una de 0 positivo!

“No desearás (pimplarte) al vecino”, la moral tradicional choca con los vampiros en pleno outing en True Blood, la nueva serie de Alan Ball.

Llega a nuestras pantallas True Blood la esperada nueva serie del creador de A dos metros bajo tierra. Una producción de vampiros que mezcla en su trama el terror y humor (y no poco sexo y violencia). En un pequeño pueblo donde los no-muertos no son, ni mucho menos, los personajes más extraños.

“¡Pago mis impuestos y exijo tener los mismos derechos que el resto de ciudadanos!”. Hemos oído frases similares en centenares de películas y series de televisión de la mano de minorías de todo tipo intentando integrarse. Pronto las escucharemos de una centenaria minoría. Un grupo muy especial de colmillos afilados y peculiares aficiones gastronómicas. Ese es el entorno que plantea la nueva producción de Alan Ball, que llega a nuestras pantallas gracias a Digital +. True Blood imagina un presente alternativo donde los vampiros no sólo existen, sino que han salido del armario (bueno, del ataúd) viven su vampírica condición libremente y se mezclan con la “gente normal”, gracias al descubrimiento en Japón de Tru Blood, una sangre sintética con la que pueden sobrevivir sin lanzarse al gaznate del prójimo (el conflicto vendrá de los que no quieren renunciar al placer de, digamos, la versión orgánica). (más…)

escrito por Cristina Díaz a las 7:39 pm