Tuesday, April 14, 2009

Primavera quinqui

El cártel de “advertencia” que precedía a las películas sobre quinquis que proliferaron en los años 80 en España. Una exposición en el CCCB reflexiona ahora sobre ese cine de la marginalidad y el extrarradio.

La exposición “Quinquis de los ochenta” parte del cine de pandilleros para hacer una radiografía a la sociedad que hizo de delincuentes como el Vaquilla o el Torete héroes nacionales.

Macarras de indudable silueta “yonki” dando tirones a los bolsos de marujas. Pandillas de extrarradio reunidas frente a unos recreativos. Seat 131 abandonados en solares. Hace apenas veinte años hubo una ciudad distinta, una Barcelona que no era la mejor tienda del mundo. Esa Barcelona gris, de chabolismo y bloque de pisos (“infraviviendas” en eufemismo de urbanista posolímpico), con banda sonora de cassette y rumba con sintetizador chusquero, tuvo por hijos a unos ladronzuelos de medio pelo, quinquis inmortalizados en el cine y las crónicas (rosa y negra) de la prensa de entonces. Sólo dos comisarias atípicas como Mery Cuesta y Amanda Cuesta, sin más parentesco que su afición por las propuestas artísticas provocadoras, podían desenterrar ese cine y esos personajes y hacerlos objeto de una gran exposición que disecciona la estética de los delincuentes juveniles y la cultura que emergió a su alrededor. Es la propuesta de “Quinquis de los ochenta: cine, prensa y calle” que se inaugura el próximo mes de mayo en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. (más…)

escrito por Cristina Díaz a las 1:13 pm  

Wednesday, April 8, 2009

La familia (y tres más)

Una imagen promocional de la serie United States of Tara, que ahora se emite en Paramount Comedy.

Toni Colette encarna a Tara, una madre sureña con trastorno de personalidad múltiple que da título a “United States of Tara”. La serie, que narra la complicada vida familiar de la protagonista, es la producción más reciente de la revelación indie del pasado año, Diablo Cody.

La familia, esa fuente inagotable de amor, apoyo, conflictos y problemas emocionales, ha sido uno de los grandes temas de las series de televisión. Comprender los entresijos y tensiones que laten bajo esa institución o mostrarla como estructura perfecta base de la sociedad son acercamientos que hemos visto a lo largo de décadas en el medio. Eso sí, la familia ya no es lo que era y (afortunadamente la tele tampoco) desde hace unos años hemos visto como las series introducían variables sorprendentes para hablar de un tema universal. Familias mafiosas de ambigua moral, familias extensas fruto de la poligamía y el furor religioso, familias de funerarios con desmedida afición por el conflicto existencial… Los parámetros han cambiado tanto como la sociedad pero todas las producciones vienen a sugerir lo mismo: la época de Bill Cosby ha quedado atrás. La foto de papá, mamá y repeinados niños sonrientes ha dejado paso a un retrato que, tan poco realista como el anterior, abre la puerta a tensiones, miedos y confllictos. (más…)

escrito por Cristina Díaz a las 10:49 am