Friday, December 1, 2006

“No quiero ser ‘el de la cinta adhesiva’ toda la vida”

“Muta o gr”(2008) Intervención mural con cinta aislante, vinilo y videoproyección de Juan López.

Acaba de recibir el Premio para las Artes Plásticas de la Fundación Altadis, que ha comprado su obra de vídeo Segurata, presentada el año pasado en La Fábrica Galería. Este premio se suma a un montón de becas y galardones con los que se ha hecho este artista en los últimos años.

El trabajo de Juan López transforma el espacio con grandes murales dibujados con vinilos y cinta adhesiva, frases de ánimo para el espectador y una sana falta de respeto por las convenciones de las salas de exposición. Estas instalaciones, que combinan dibujo y vídeo, han podido verse en las principales “plazas” del arte contemporáneo de nuestro país. Todo eso con sólo veintisiete años. Lo de artista “joven y emergente”, a Juan López se le queda más bien pequeño.

Otro premio más para la colección, porque antes recibiste la beca de la Fundación Marcelino Botín, seleccionado en la Muestra del Injuve…
Bueno, no es un premio al que me haya presentado. Esta vez se trata de un comisario que ha seleccionado las obras más interesantes que ha visto durante el año anterior, luego montan una exposición y editan un catálogo. En el caso de la beca Botín, me permitió venir a Barcelona y el Injuve llamó la atención del comisario Frederic Montornés, que me llevó a exponer en Centre d’Art Santa Mónica. Así que, ¡estoy encantado!

Ahora, además, acabas de presentar una intervención en la Bienal de Canarias.
Sí, trabajé a partir de los temas propuestos en la bienal (insularidad, sostenibilidad, paisaje, etc.) y decidí hacer una de mis frases, sólo que está entrecortada. Una parte está en la cinta de recogida del equipaje en el aeropuerto de Tenerife, la otra en el de Las Palmas y para completar la frase, una sola letra que irá en el fuselaje del avión. Así que la frase, “vete a casa”, se lee sólo al completar el viaje.

Esas frases aparecen a menudo en tus obras. Son directas como eslóganes, pero a veces no se entienden tan fácilmente. ¿Cuál es tu intención?
La idea viene de cuando hacía cosas en la calle. Mi idea era poner mensajes de ánimo en la calle, para que los leyeran los transeúntes. Aunque me basaba un poco en la estética publicitaria, pero en realidad mis frases no quieren vender nada, son simplemente pequeños mensajes de ánimo, simpáticos e irónicos.

Hablando de la calle, ¿qué opinas de eso que se dice de ti de que llevas elementos de calle a la sala y viceversa?
A veces creo que eso es algo que sólo dicen los comisarios y críticos. La idea básicamente es meterme a trabajar en el espacio y transformarlo con el dibujo y la intervención con los adhesivos. Siempre llevo un plan básico cuando entro en la sala, pero todos los detalles van surgiendo durante el proceso. Encargo los vinilos y, una vez pegados, trabajo sobre ellos. Muchas veces voy incluyendo cosas que suceden durante los días de montaje. Las frases, por ejemplo, siempre salen en ese momento, cosas que voy pensando mientras trabajo, aunque también provienen de las palabras sueltas que voy recortando con las que, al final, juego un poco al “Scrabble”… En realidad, mi concepción es muy formal, superpictórica, donde el espacio es como una hoja en blanco sobre la que voy componiendo.

Una de las cosas que más ha llamado la atención de tu obra es, precisamente, los materiales que utilizas. ¿De dónde viene la idea de trabajar con ellos y cómo empezaste a manejar el cutter con ese estilo?
Bueno, intento trabajar con materiales que se destruyan, que duren sólo para la exposición. Empecé haciendo dibujos con cinta adhesiva en la universidad. Dibujaba todas las líneas del espacio con cinta aislante negra. Luego empecé a hacer intervenciones en la calle con un cutter. En carteles de la calle, sobre la pared hacía bajorrelieves, recortando las diferentes capas de papel y de esa forma escribía mensajes. Aunque me gustaría ir evolucionando, me da un poco de miedo de acabar siendo “el que hace cosas con cinta adhesiva” toda la vida.

Sorprendentemente, este último premio ha venido por una obra en vídeo. ¿Cómo encaja este formato en ese trabajo sobre el espacio?
Es añadirle una capa más al trabajo. Los elementos con los que trabajo (el segurata, la mujer de la limpieza) están también en el mundo del arte. Pero de ellos no se habla… Me interesa todo lo que sucede durante el proceso y sacarlo a la luz en la exposición. Porque durante el montaje estoy conviviendo con estos personajes así. A la hora de introducirlo en la exposición, utilizo las mismas técnicas que para el dibujo.

Por último, en los últimos dos años has expuesto en el Centre d’Art Santa Mónica, en La Casa Encendida, en Musac… ¿Qué te queda por hacer?
Pues ¡me temo que tendrá que pasar un tiempo antes de que me llamen otra vez! Supongo que tendré que irme fuera, aunque a mí esa exigencia de ir al extranjero para triunfar no me gusta. Hoy día se puede “currar” desde cualquier parte, ya no hace falta ir a los “epicentros” tradicionales del arte. Uno puede quedarse en la periferia. Al menos, es donde yo trabajo más a gusto.

escrito por Cristina Díaz a las 10:59 am  

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed para comentarios en este post. TrackBack URI

Deja un comentario