Wednesday, September 6, 2006

Incubadoras artísticas

Pese a lo que pudiera parecer, ser artista emergente no tiene nada de romántico. A las dificultades con las que lidiamos los jóvenes que nos dedicamos a otros menesteres hay que sumarle el hecho de que los artistas tienen que invertir dinero en su trabajo, que no suele ser remunerado en los inicios, además de necesitar espacio y recursos técnicos.

Para muchos artistas, las residencias artísticas en el extranjero suelen ser la clave para dar el salto profesional y dedicarse en exclusiva a la creación. O, al menos, no andar agobiados durante unos meses. Que no es poco.

Dedicarse al arte no es ninguna ganga. Para empezar, las posibilidades de que suceda algo tan natural como cobrar por tu trabajo son más bien escasas cuando uno empieza. Para que eso suceda, uno debe estar ‘insertado’ en el sistema comercial del arte, como por ejemplo, tener un galerista que venda tus obras, haber expuesto en centros y museos de prestigio, participar en conferencias, talleres y demás, etc. Hasta entonces, la mayoría de artistas tienen que lidiar con las preocupaciones económicas de cualquier mortal más las que se derivan de su profesión. El resultado suele ser una doble jornada donde el arte convive con todo tipo de trabajos más o menos alimenticios. Una forma bastante usual de salir de esa situación es pedir becas para residencias y centros de producción. Se trata de ayudas que, dependiendo de cada caso, te ceden un estudio para trabajar, alojamiento e incluso una pequeña suma para llevar a cabo un proyecto concreto o, simplemente, para documentarte y desarrollar una investigación, sin tener que mostrar resultados al final.

Condiciones ideales

Para el francés Rémi Bragard, con una beca de tres meses en el centro de producción Hangar, en Barcelona. El trabajo de este artista marsellés se basa en máquinas imposibles como un sistema “autodigestivo” (acabará autodestruyéndose de la misma manera que el estómago digiere los alimentos), realizado con materiales de uso cotidiano o un aspersor de pintura azul chroma (el color que se usa en televisión para insertar imágenes, por ejemplo, los mapas del tiempo). Para este joven creador, el objetivo de las residencias “es facilitar el día a día del artista, darle unas condiciones óptimas para desarrollar su trabajo, sin las distracciones de la vida diaria”. Y es que la tranquilidad y la soledad suelen ser los recursos más apreciados y sin embargo más escasos para el artista. Con la idea de “poder pensar”, Juan Carlos Bracho se fue a Axenéo7, un centro nada menos que en Québec. Este artista gaditano y residente en Barcelona, cuyo trabajo se caracteriza por el uso del dibujos a lápiz de líneas y geometrías, nos cuenta el porqué de su decisión: “en mi trabajo es muy importante el proceso de creación que para mí significa pensar y leer antes de empezar a dibujar nada. Y este sitio era ideal para eso, un lugar apartado muy marcado por el clima, ya que fui en invierno y no dejaba de nevar. Además en aquel momento quería irme lo más lejos posible, para poder desconectar a nivel profesional pero también personal”.

Nuevas perspectivas

Aunque a veces, es el atractivo de la residencia o del lugar de destino lo que despierta en interés del artista. Es el caso de Julia Montilla, que pidió una beca para poder residir en el centro PS1 de Nueva York, una de las residencias más prestigiosas reconvertida recientemente en centro de exposiciones tras su fusión con MoMA. Para esta artista catalana, que en su trabajo se interroga sobre los estereotipos y modelos, especialmente femeninos, que crean los medios de comunicación, lo importante era trabajar en la Gran Manzana: “quería conocer el sistema del arte contemporáneo en su mismo centro y saber si me interesaba o no seguir trabajando desde la periferia”. Un caso parecido es el de Alicia Framis. Nuestra artista más internacional, que se ha formado entre Francia y Holanda, decidió que quería ir a Japón y consiguió una estancia de tres meses en Arcus Studio, una residencia en Moriya “un lugar poco conocido donde tuve una gran libertad”. Framis también hizo un gran esfuerzo para estar en la residencia de sus sueños “un artista holandés me habló de la Rijksakademie y me pareció alucinante así que creé una obra nueva para tener un dossier atractivo y aprendí inglés en un mes”. Aunque valió la pena porque ese fue el principio de su andadura holandesa, país donde vivió durante once años, consolidó su trabajo y de cuyo pabellón formó parte en la Bienal de Venecia de 2003. “Estoy muy agradecida a Holanda, estuve allí 11 años. Tanto mi obra como mi manera de ver el arte son muy centroeuropeos, y eso es gracias a las becas que conseguí.

Y, por fin, profesional

Sin llegar al extremo de Framis de vivir y trabajar durante años en el país de acogida, todos los artistas están de acuerdo es que la residencia en el extranjero suele ser el paso clave a la profesionalización. Y no sólo porque el artista no tenga que preocuparse por ese engorro llamado sobrevivir, sino porque los centros ponen a su alcance recursos y personal técnico especializado. “Es la primera vez que me pude dedicar de manera exclusiva al arte”, nos cuenta Julia Montilla, “además, en Nueva York es muy común que los profesionales se impliquen en proyectos artísticos. Lo hacen a modo de intercambio y también por diversificar al máximo su currículo”. Por su parte, Juan López nos cuenta encantado que tuvo a su disposición un equipo entero para hacer su primera producción en vídeo. Este artista, que dibuja usando capas de cinta adhesiva, fue invitado a trabajar durante dos meses en el museo Ok Centrum für Gegenwartskunst de Linz con motivo de una exposición de jóvenes videoartistas españoles. Le encargaron la performance inaugural y le ofrecieron residir en el mismo centro. “Me había empezado a interesar por el vídeo, allí conté con una sala de edición y un estudio de sonido para mi solo con técnicos de primera. Fue una gran experiencia. Evidentemente, el resultado fue espectacular”. En el caso de Alicia Framis fue un cúmulo de circunstancias las que posibilitaron la realización de un proyecto. “En Japón pude desarrollar una performance, Secret Strike, a la que llevaba tiempo dando vueltas: quería parar El Corte Inglés. Nunca lo conseguí. Pero por alguna razón en Moriya se dieron todas las condiciones para poder “congelar” a cien personas mientras trabajaban. ¡A veces hay que irse muy lejos para poder crear lo que realmente quieres!”.

Irse fuera

¿Pero los artistas tienen residir en otros países? Cuando se habla con cualquier persona relacionada con el mundo del arte dos palabras surgen siempre en la conversación: “irse fuera”. Es el consejo más extendido. Para el extranjero del equipo, Bragard, “las residencias son un refugio para los artistas que empiezan, un lugar donde empezar a trabajar en serio”, independientemente del lugar donde estén. Según la experiencia de Juan Carlos Bracho, “te posibilitan conocer otras realidades, otras maneras de funcionar del mundo del arte”, pero él sólo ha pedido becas “cuando he visto que mi trabajo estaba consolidado y tenía un proyecto que desarrollar, sino no tienen sentido.” De la misma opinión, aunque más radical en la expresión es Alicia Framis, “las becas de residencia son una ayuda para hacer investigación, como la que haría un biólogo, y deben dar unos resultados. Tomárselo de otra manera es vivir del cuento”. Juan López nos cuenta “el absurdo” que ha vivido en varias ocasiones, cuando profesionales de las propias salas donde él exponía le han recomendado el consabido “irse fuera”. “Hay que trabajar para cambiar ese panorama, porque se da la paradoja de que en los centros nacionales programan a artistas extranjeros y luego no consigues exponer aquí hasta que has pasado por una sala internacional”. Julia Montilla piensa que “cada uno debe crear su propio contexto y en función de sus necesidades e intereses” y asegura que la experiencia de un artista puede no serle útil a otro. Eso sí, “salir es siempre enriquecedor por una cuestión de intercambio cultural, de conocer otras formas de ver el mundo del arte. Es sano” y además, en palabras de Alicia Framis, “las becas te abren puertas y hay que aprovecharlo. Es como tener un pase vip para otros países”.

Para inspirarse en el extranjero

ARCUS STUDIO (Moriya, Japón)
Fundado en 1995, Arcus es un centro que depende del gobierno de la región de Ibaraki y el ayuntamiento de Moriya, la pequeña ciudad donde se encuentra. Dispone de cinco estudios de 67’5 m2 que se ceden a artistas gratuitamente de tres a cinco meses. La beca incluye viaje, alojamiento, dietas y una ayuda a la producción. No es el lugar para los creadores que necesiten mucha tecnología, ya que el centro sólo aporta el estudio y una conexión a Internet así como unas bases de lengua y cultura japonesas. Tienen una convocatoria al año que suele abrirse en enero o febrero. Si te animas a ir a Japón, puedes bajarte los formularios para optar a la beca en su página web: www.arcus-project.com

AXENÉO7 (Gatineau, Québec)
Situado en un pequeño pueblo en Québec (Canadá), Axenéo7 depende de los Consejos de las Artes y las Letras del Québec y de Canadá. Dispone de dos apartamentos ‘dúplex’ que hacen las veces de alojamiento y taller así como de una sala de exposiciones y un medialab. Aunque como Juan Carlos Bracho nos ha contado, la gran baza de este centro es el aislamiento que el lugar y el clima de la zona proporcionan. Les interesan los proyectos de artes visuales que reflejen las transformaciones actuales del proceso creativo. Si te interesa este centro, puedes encontrar más información en www.axeneo7.qc.ca.

EYEBEAM (Nueva York, EE UU)
Sentimos mucho que PS1 se haya convertido en un centro de exposiciones. Pero si quieres ir a Nueva York y eres un apasionado del arte electrónico y la investigación en ese campo, estarás como pez en el agua en Eyebeam. Situado en el barrio de Chelsea, se define como un centro de investigación de la intersección entre el arte y la tecnología, así que artistas, diseñadores, ingenieros y hackers son recibidos con los brazos abiertos en programas de seis meses. Los residentes tienen derecho a acceder al centro 24 horas al día (¡geeks!) y el mejor equipamiento tecnológico. Si lo tuyo es el software art, los proyectos de visualización de datos u open source (es decir, si has entendido todo lo anterior), dale un vistazo a www.eyebeam.org ¡Ah! Hangar tiene un acuerdo con este centro.

RIJKSAKADEMIE (Ámsterdam, Holanda)
Centro de solera, la Rijksakademie fue fundada en 1870 y dispone de más de 11.000 m2 de instalaciones. Actualmente, depende de una Fundación privada, aunque se financia con subvenciones de instituciones públicas y privadas. Dispone de cincuenta (!) estudios, así como talleres de técnicas tradicionales como pintura, litografía, cerámica, escultura pero también de imagen digital y aplicaciones informáticas. Aunque no es un requisito, la academia aconseja una estancia mínima de dos años para artistas que llevan varios años trabajando de manera independiente. Antes de lanzarte a rellenar una solicitud para el periodo de 2008 (www.rijksakademie.nl), te recomiendan que visites sus jornadas de puestas abiertas que se celebran cada año a finales de noviembre (www.openateliers.info)

Ayudas sin salir de casa

Dependientes de instituciones, fundaciones o asociaciones de artistas, los centros de producción artística nacen con la vocación de ofrecer espacios y recursos a jóvenes creadores. Por un precio simbólico, o incluso gratis, puedes alquilar un estudio, tener acceso a un medialab o a talleres de artes plásticas. Por si fuera poco, suelen organizar cursos de formación y disponen de programas de intercambio con otros centros. La pena es que, a diferencia de nuestros vecinos europeos, hay pocos centros de producción en España. De hecho, es una reivindicación de muchos profesionales y asociaciones artistas, que consideran ésta la mejor forma de fomentar la “cantera” artística patria.

Bilbao Arte
- El centro tiene unos 3.200 m2
- Es una fundación que depende del Área de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao.
- Dispone de 25 estudios gratuitos que se ceden durante un 1 año como máximo.
- Hay una convocatoria anual, en noviembre, de becas para el desarrollo de proyectos en residencia.
- Además de estudios, el centro tiene sala de exposiciones y talleres de grabado y serigrafía, de escultura y carpintería, y de fotografía e imagen digital.
- Te interesará especialmente si te dedicas a las artes escénicas.
- Aquí dieron sus primeros pasos Miriam Ocariz, Ion Fiz, Wolf Hamm, Eduardo Sorrouille y Miguel Ángel Gaüeca.
- www.bilbao.net/bilbaoarte

Hangar
- Está en Barcelona y sus instalaciones suman unos 1800 m2
- Este centro es una iniciativa de la Associació d’Artistes Visuals de Catalunya.
- Dispone de 14 estudios, cedidos por unos 70 euros al mes.
- Hangar dispone de un plató, salas de edición y medialab. Recientemente, ha puesto en marcha un laboratorio de experimentación electrónica.
- Para utilizar los servicios de Hangar sólo es necesario reservarlos con antelación. En el caso de los talleres, una Comisión de Programas (elegida anualmente por la AAVC) selecciona a los artistas.
- Hay una convocatoria abierta hasta el próximo 21 de septiembre para una residencia.
- Dispone de un programa de becas internacionales.
- Por aquí han pasado artistas como Alicia Framis, Joan Morey o Patrícia Dauder.
- www.hangar.org

Arteleku
- Situado en Gipuzkoa, este centro tiene unos 8.600 m2 y es gestionado y financiado por la Diputación Foral.
- Tiene 24 estudios disponibles por 42.07 euros al mes.
- El artista puede permanecer durante el tiempo que se considere necesario para finalizar un proyecto.
- Arteleku pone a disposición de los creadores un centro de documentación especializado en arte contemporáneo, una sala multimedia, talleres de serigrafía, litografía, hierro y madera así como de fotografía. También dispone de un plató, salas de edición de vídeo y laboratorio de audio.
- El centro está siempre abierto a nuevos proyectos aunque tienen preferencia los que siguen las líneas de actuación del centro: relacionados con el pensamiento y la cultura contemporáneos, con una cierta continuidad temporal e inscritos en ámbitos locales.
www.arteleku.net

Can Xalant
- Situado en Mataró (Barcelona), Can Xalant es una iniciativa de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Mataró, gestionado por Trànsit y ACM.
- Se inauguró en 2005 y cuenta con 800 m2
- Dispone de tres talleres de entre 35 y 45 m2. El alquiler es de 90 a 110 euros y dura de 6 meses a 2 años.
- Can Xalant tiene un taller de imagen digital así como talleres de edición y postproducción de audio y vídeo.
- Hay convocatorias periódicas para alquilar espacios así como de becas internacionales. El centro está siempre abierto al uso de los recursos y equipamientos para proyectos artísticos.
- En el poco tiempo que este pequeño centro lleva abierto, ha realizado muchas actividades como talleres, debates y cursos donde han contado con la presencia de artistas internacionales como Tadashi Kawamata o Alfredo Jaar.
www.canxalant.org

¿Y qué pasa en Madrid?
No hay, por el momento, ningún centro de producción en Madrid, pese a ser una antigua reivindicación de los Artistas Visuales Asociados de Madrid. Para suplir esta carencia, AVAM creó una red de profesionales y servicios (tiendas especializadas, librerías, laboratorios, etc) que ofrecen un descuento a los miembros de la asociación. Por otra parte, el Ayuntamiento de Madrid presentó, tras dos años hablando de él, el proyecto Matadero Madrid un espacio para la creación multidisciplinar de 15 hectáreas situado en el antiguo matadero de Legazpi (Arganzuela). El centro de producción de arte contemporáneo, dentro del proyecto Intermediae para el fomento de la creación actual, se pondrá en marcha este mes de septiembre con proyectos de colectivos como La Más Bella, Ladinamo, 29 Enchufes, El Invernadero, Liquidación Total o Doméstico, entre otros.
www.avam.net
www.mataderomadrid.com

escrito por Cristina Díaz a las 9:55 am  

8 Comentarios »

  1. Hola

    soy una estudiante portuguesa, me ha encantado descubrir este rincon donde se habla de problemas que me son mui familiares.

    estoy terminando mi carrera en escultura e buscando “irse fuera” que en mi caso seria espanha, lo encuentro dificil, pagar para hacer una residencia és impossible ahora. hay más residencias en espanha?

    en portugal hay una que no se paga nada y te financiam tu projecto está situada en Nodar, un pequeno pueblo e la associacion se llama binaural

    me gusto mucho lo que escrives y nada mucho gusto en leer-te

    Comment by liliana — 21 August, 2008 @ 5:38 pm

  2. gracias liliana!

    en nuestro país hay más o menos lo que escribí en su momento en este artículo, más un nuevo centro en proyecto llamado Matadero en Madrid. Te recomiendo que te dirijas a estos centros y preguntes por las convocatorias de becas que salen periódicamente. Mucha suerte y gracias por tu comentario!

    Comment by Cristina Díaz — 23 August, 2008 @ 1:12 am

  3. Hola Cristina,

    Agradezco lo que escribiste, soy artista emergente de la Republica Dominicana y estoy en la busqueda de residencias artísticas “fuera” de RD, asi que tu articulo me fue de gran ayuda.

    Saludos

    Comment by patricia — 20 April, 2009 @ 4:29 pm

  4. De nada, Patricia… Espero que encuentres una beca o centro interesante pronto!

    Comment by Cristina Díaz — 21 April, 2009 @ 6:47 am

  5. […] - Blog de incubadoras y  ayudas a proyectos creativos Cristina Diaz […]

    Pingback by Incubadora de empresas — 17 September, 2010 @ 9:08 am

  6. Hola..

    Me parece muy interesante esta pagina,buscaba algo asi..

    me he dedicado hace unos años a investigar en el campo del diseño y el arte, quisiera compartir mi experiencia en otro entorno,con otras personas

    que hay que hacer…

    Marvan
    Bogotá

    Comment by Marvan — 3 October, 2010 @ 7:51 pm

  7. muchísimas gracias por tu comentario, Marvan.. :)

    Comment by Cristina Díaz — 27 October, 2010 @ 9:07 pm

  8. Muchíiiisimas gracias Cristina, creo que tu artículo ha servido de gran ayuda a muchos de nosotros que andamos buscando exactamente lo que tú describes… soy ilustradora y artesana, y día a día me doy cuenta de que no es fácil vivir de ello y hacer realidad nuestro sueño de seguir creciendo como artístas en esta situación, pero lucho por ello. Por eso hace falta gente como tú que nos anime a seguir buscando opciones para seguir adelante. Me apunto más de un lugar de los que nos informas.
    gracias!
    Angela, Granada.

    Comment by Angela — 29 December, 2010 @ 2:49 am

RSS feed para comentarios en este post. TrackBack URI

Deja un comentario