Thursday, May 8, 2008

El OFFF se muda a Lisboa

“Sonic Cube”, instalación interactiva del estudio francés Trafik

El festival abre hoy en la capital lusa una edición que cuenta con los estudios y figuras más punteras del diseño y la creación interactiva.

Dicen que Barcelona sufre de ‘festivalitis’ aguda. La oferta de propuestas culturales en este formato parece haber tocado techo. Y sin embargo, una de las citas más importantes y que más público especializado atraía, abandona (quizá debido a esa saturación) la capital catalana. El festival Offf, dedicado a la creación digital y una de las citas imprescindibles para creativos, diseñadores y geeks con inquietudes de media Europa se ha mudado: hoy inaugura su primera edición en Lisboa, con uno de los carteles más desbordados de su trayectoria.

Refrescar la fórmula

“Nos propusieron llevar el festival a Lisboa y, como habíamos hecho una pequeña edición en Nueva York que tuvo mucho éxito, pensamos que era una buena oportunidad para ‘refrescar’ el festival”, nos cuenta ya desde el país vecino Oriol Rossell, codirector junto a Héctor Ayuso del evento. “Nos dimos cuenta que mover el festival de una ciudad a otra apenas tendría una incidencia real sobre nuestro público” Es cierto que en las últimas ediciones en Barcelona, el inglés era la lengua mayoritaria entre los asistentes. “El 70% del público eran extranjeros que se desplazaban a Barcelona expresamente. Así que pensamos que ese público fiel le daría igual viajar a una ciudad o a otra”. De hecho, se ha cumplido esa intuición. Si en otras ediciones los abonos se acababan unas semanas antes, este año un mes y medio antes ya colgaron el cartel de completo en su página web. Aunque, tirándole un poco de la lengua, Rossell acepta que el exceso de oferta barcelonés también tiene algo que ver en todo esto. “Es evidente que Barcelona anda ya muy saturada de festivales. En cambio, en Lisboa la gente se ha volcado completamente en nuestro proyecto y eso es siempre estimulante. Nos sentimos como si fuésemos estrellas de rock. Aunque lo más importante es que podemos en cierta manera reinventarnos”

La flor y nata del digital

Más allá de ese ‘renacimiento’ del certamen, la sensación es que han tirado la casa por la venta. El cartel, literalmente, se sale. “No hay más invitados que otros años pero, sin ánimo de desmerecer a nadie, si que es verdad que en esta edición coincide gente muy importante. Ha dado la casualidad que vienen a la vez varias agencias y creativos que llevábamos años persiguiendo. Como Fallon, por ejemplo” Se refiere a la agencia británica responsable de las famosas campañas publicitarias de Sony Bravia (sí, los anuncios de las pelotitas cayendo por las calles de San Francisco y la explosión de pintura de colores en un edificio). “También me hace especial ilusión la visita de Fake Pilot, una mezcla entre diseñador exquisito y un activista político con un discurso muy bien estructurado”. Naturalmente, también viajan a la capital lusa algunos de los habituales de la cita, como los alemanes afincados en Londres Hi-Res! o el neoyorquino Joshua Davis, auténtica estrella de lo interactivo desde que en 2001 lanzará el sitio experimental PrayStation, que asiste año tras año a su cita peninsular (que ha dado pie a no pocos chascarrillos sobre la insistencia de la organización en invitarlo). “Es para nosotros lo que Jeff Mills para el Sónar. Sin él, no hay Offf”, compara entre risas Rossell. Pero la lista de “imprescindibles” este año da ganas de llevarse el saco de dormir a LX Factory, una fábrica textil del siglo XIX, bajo el puente del 25 de Abril, que ahora alberga eventos de todo tipo. En los próximos tres días presentarán sus proyectos más recientes desde el estudio especializado en animación y diseño videográfico Psyop al estudio de diseño interactivo “más allá de la pantalla” All of Us, pasando por el ilustrador y genio precoz de la tipografía Alex Trochut o la presencia de representantes de la elitista y prestigiosa agencia-red creativa de Nueva York The KDU, por mencionar algunos ejemplos en la selección.

Vuelta a los orígenes

Eso sí, no sólo se cambia de enclave, sino que parece cambiar algo su orientación. Este año, encontramos menos artistas y más diseñadores. Menos obra experimental y más creación comercial que podríamos ver como una vuelta a su carácter original. ¿Tiene algo que ver con la ausencia del ubicuo comisario José Luis de Vicente (suyas son también las programaciones de Art Futura y la sección artística de Sónar), encargado de la selección en ediciones anteriores? Rossell alude a un contexto más amplio. “Se debe más bien a un cambio en la mentalidad general. A estas alturas, la fascinación por el medio, por determinados cacharros y tecnologías, ha dejado de tener sentido. Así que no nos importa tanto la herramienta que se usa como qué se consigue con ella. De la misma forma, nos da igual si un proyecto determinado tiene un objetivo comercial o ‘artístico’, siempre y cuando tenga calidad”.

escrito por Cristina Díaz a las 2:53 pm  

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed para comentarios en este post. TrackBack URI

Deja un comentario