Friday, July 4, 2008

Ha nacido una estrella

El paisanaje que rodea a Antxon Amorrortu a lo largo de su periplo hacia la cima, retratado sin piedad por Mery Cuesta.

La comisaria independiente Mery Cuesta presenta “Caída y auge de Antxon Amorrortu”, un cómic inspirado en los entresijos, traiciones y bajezas de la escena artística barcelonesa.

Se llama Antxon Amorrortu y, ahora mismo debe estar apurando su quinto gin tonic en la bienal de turno de alguna capital del mundo. Es artista pero no ha llegado a la cumbre por su talento, sino gracias a su innata capacidad para medrar. Amorrortu es un personaje ficticio (a pesar de los consabidos perfiles en redes sociales) creado por la cínica mente de Mery Cuesta, que ha contado su descenso a los infiernos del anonimato y su ascensión al olimpo de las bienales y las ferias de arte en “Caída y auge de Antxon Amorrortu”.Las aventuras del artista emergente podrían definirse como un cruce entre cómic underground, el folletín por entregas y, cómo no, las estrategias de la web 2.0 y que ahora llega a las librerías de la mano de la sala barcelonesa Iguapop Gallery.

Los amigos de Antxon

“El proyecto nació como una novela, de la que sólo llegué a escribir el primer capítulo. Me llamaron del fanzine ‘Adicciones Porque Sí’ y me pidieron una colaboración, decidí transformar la historia de Antxon en un cómic”, nos cuenta la autora. Cuesta optó imitar el peculiar formato de esa publicación (hojas sueltas fotocopiadas distribuidas por correo) en los tres primeros capítulos de las andanzas de este aspirante a estrella. Y luego, se volcó en Internet: “Me interesaba investigar las posibilidades de las redes sociales como medio de difusión de proyectos artísticos. No tenía un objetivo claro, se trata más bien de una especie de test, para saber hasta donde se puede llegar por estos medios”, explica Cuesta, cuyos proyectos expositivos suelen darse fuera de los espacios convencionales. A lo largo de las doce entregas, los perfiles de este artista emergente en Facebook y MySpace han sumado más de 300 amigos, aunque las visitas se multiplicaban con la publicación de cada nuevo capítulo. “He tenido muchísimo feedback, desde gente que está enganchada al relato hasta, curiosamente, dibujantes de cómic”. Curiosamente, porque la comisaria confiesa no saber dibujar, aunque está contenta con el resultado visual “me gusta el punto sucio que tiene, siempre con algo escatológico”.

Fábula moral

El argumento en cambio es mucho más elevado y pretende hablar de los dilemas éticos de nuestra época, moraleja incluida. “Originalmente el proyecto quería ser una parodia sangrante de la escena local”, confiesa la comisaria sin tapujos. “Ahora se ha convertido en un guiño a los profesionales del arte. Hay muchas referencias al paisanaje habitual del mundillo del arte. No hay identificaciones obvias, sólo insinuaciones. Eso sí, nadie parece reconocerse”. El mismo Antxon, de hecho, está inspirado en las vivencias de Cuesta “Es mi alter ego, los dos somos de Bilbao, tenemos la misma edad, hemos estudiado junto y llegamos a Barcelona al mismo tiempo”. En cierta forma, “el personaje se vale de mi experiencia, de mi conocimiento de la manera absurda de cómo funcionan las cosas en este sector, para ascender”. Sin embargo, seguir los consejos de este manual del trepador artie conlleva desagradables consecuencias. “Es un vuelco hacia lo fantástico que apareció de manera natural, igual que el trasfondo moral de la historia: a cada traición a sus principios, los personajes se deterioran físicamente.”
Este culebrón llega ahora a las librerías gracias al apoyo de la mencionada galería barcelonesa. Se trata de un librito (cuesta 7,99 euros) “de diseño currado y muchos extras”, como la historia de Genesis P-Orridge, un relato breve y crudo sobre el devenir de otro artista emergente, “auténtico machetazo” y reverso cruel de la historia de Amorrortu.

escrito por Cristina Díaz a las 9:51 am  

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed para comentarios en este post. TrackBack URI

Deja un comentario